Sobre mi

Hola, soy Susana díaz Pérez, una modista experta en costura, bordado, crochet y punto con más de 10 años de experiencia en el mundo de la moda y el diseño de prendas. A lo largo de mi carrera, he trabajado con numerosos diseñadores de renombre, así como con clientes particulares, creando piezas únicas y exquisitas que reflejan mi pasión por el arte textil y la atención al detalle.

Desde pequeña, siempre me fascinó el mundo de las telas y la creación de prendas. Mis primeras lecciones de costura fueron de mi abuela, una talentosa modista que me enseñó las técnicas básicas y el amor por el oficio. A medida que fui creciendo, perfeccioné mis habilidades y me dediqué a aprender diversas técnicas, como el bordado, el crochet y el punto, que me permitieron ampliar mi repertorio y ofrecer diseños cada vez más creativos y elaborados.

A lo largo de mi carrera, he trabajado en distintos ámbitos de la moda, desde la alta costura hasta el prêt-à-porter, pasando por la confección de trajes de novia, vestuario teatral y accesorios. He colaborado con algunos de los diseñadores más reconocidos del mundo, aprendiendo de sus estilos y técnicas para enriquecer mis propias creaciones.

La costura es, sin duda, el pilar fundamental de mi trabajo. Dominar las diferentes técnicas de costura, como el hilván, el pespunte, el sobrehilado, entre otras, me permite dar vida a mis diseños y asegurar que cada prenda sea impecable y duradera. Además, el conocimiento de los distintos tipos de telas, desde delicadas gasas hasta pesados brocados, es esencial para elegir el material adecuado para cada diseño y conseguir el efecto deseado.

El bordado es otra de mis especialidades y, a lo largo de los años, he desarrollado habilidades en diversas técnicas, como el punto de cruz, el rococó, el punto de cadeneta, entre otras. A través del bordado, puedo agregar detalles intrincados y personalizados a mis creaciones, lo que les otorga un toque único y sofisticado.

El crochet y el punto son dos técnicas que me apasionan, ya que me permiten explorar diferentes texturas y patrones. Con el crochet, puedo crear desde delicados encajes hasta robustas alfombras, mientras que el punto me ofrece la posibilidad de tejer prendas cálidas y confortables, como suéteres, bufandas y gorros. Ambas técnicas son sumamente versátiles y me brindan un sinfín de posibilidades creativas.

En mi trabajo como modista, siempre busco la perfección y la satisfacción de mis clientes. Por ello, es fundamental para mí mantenerme actualizada en las últimas tendencias y técnicas, así como escuchar atentamente las necesidades y deseos de cada cliente para crear piezas que superen sus expectativas.

Además de mi labor como modista, también me dedico a la enseñanza, compartiendo mi conocimiento y experiencia con la nueva generación de diseñadores y amantes del arte textil. A través de talleres y cursos, enseño a mis alumnos las técnicas y secretos que he adquirido a lo largo de mi carrera.